¿CUÁNDO SE NECESITA TERAPIA PSICOLÓGICA?
enero 21, 2021
RITUALES PSICOLÓGICOS DE CIERRE
marzo 22, 2021
Show all

AUTOESTIMA, UN CAMINO A LA FELICIDAD

La autoestima es un concepto  que puede cambiar la vida de las personas según se tenga en un nivel alto o bajo, incluso si es fluctuante entre estos dos extremos. Los éxitos, los logros personales y hasta la misma felicidad pueden ser o no alcanzados según el nivel de aceptación, valor y respeto que tengamos hacia nosotros mismos lo cual termina proyectándose en la interacción con las demás personas de quienes recibiremos afecto o maltrato en virtud de nuestra propia autoestima.

Como definición se podría decir que la autoestima  es la autoaceptación o valoración propia de cada quien; esto significa que algunas personas se dan un alto valor, se respetan a sí mismas y se sienten capaces de interactuar con otras personas conocidas o desconocidas sin temor a no ser aceptadas o a ser malinterpretadas; otras se consideran menos, no se sienten dignas de recibir afecto, amor o un trato amable y respetuoso propiciando que los que la rodean se sientan en libertad de agredirlas y subestimarlas lo que, a la postre, se convertirá en un círculo vicioso entre la dificultad de acercarse a los demás por temor al rechazo y el rechazo de los demás por no creer en sí mismo.

Cuando una persona no confía en si misma sospecha de quien es amable con ella y de quien le brinda un trato respetuoso; esto ocurre porque siente que no es merecedora de recibir afecto o expresiones cariñosas; en estos casos, siempre pensará que detrás de las manifestaciones de afecto hay un interés oculto y que no se brindan con sinceridad, por el contrario piensan que se hacen para obtener algún tipo de  beneficio. Así las cosas,  para quien tiene una  baja autoestima es muy difícil establecer relaciones afectivas/amorosas sanas pues, de una lado, sienten que quien está a su lado lo hace por interés y terminan aceptando como pareja a la primera persona que se acerca así no sea de su entero gusto  y, de otro lado, son presas fáciles de la agresión de los demás puesto que fácilmente dejan traslucir sus emociones hacia sí mismos y su débil autovaloración.

Aunque existen técnicas de autosuperación que pueden alivianar esta pesada carga, éstas no tienen un impacto duradero puesto que, por lo general, el origen de esta afectación emocional viene de tiempo atrás, en la mayoría de los casos viene de las experiencias de la infancia cuando se ha sido expuesto a agresiones, desvalorizaciones y abandonos por parte de sus referentes afectivos como lo son los padres, hermanos y abuelos. Un proceso terapéutico permite tener una mejor perspectiva de las fuentes generadoras de la deficiente autovaloración lo cual conducirá a una mejor y más profunda superación de esta alteración emocional que aqueja a un alto porcentaje de la población latinoamericana.

En conclusión, el primer paso que debemos dar en esta dirección es identificar en qué nivel se encuentra nuestra autoestima, si es alta, si es baja o si fluctúa entre estos dos extremos, luego debemos buscar la fuente que generó la alteración si es que la hay, es decir, si fueron situaciones de agresión, abandono o frases infortunadas de nuestros padres durante nuestra infancia, burlas o agresiones de nuestros compañeros en los primeros años de estudio o, simplemente, que no logramos desarrollar ese aprecio tan necesario que debemos experimentar hacia nosotros mismos y, una vez identificadas las fuentes, es preciso analizar de manera objetiva si las desafortunadas situaciones que generaron esta alteración siguen vigentes o podemos entenderlas desde una perspectiva diferente y adulta que nos permita modificar y elevar los estándares con los que nos medimos y valoramos a nosotros mismos.

Ramiro Hurtado

Psicólogo clínico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los Derechos Reservados PSICOLOGIA VIRTUAL © 2016